Insistir en la auditoria social por Luis Crisóstomo

Varias leyes del país propician la participación de la ciudadanía guatemalteca para monitorear la

calidad de los servicios públicos, el buen uso de los recursos del Estado, el logro de los objetivos

para los cuales las instituciones están creadas y cómo responden los servicios a las necesidades y

problemas con que cuentan las comunidades. La calidad del servicio público se refiere entre otras

cosas a la adecuada atención a las personas, la diligencia de la burocracia, tratamiento confiable a

los usuarios del servicio, el tiempo que se lleva la solución de las necesidades, la disposición del

recurso que se solicita y la idoneidad del personal que allí labora. La ciudadanía a través de sus

organizaciones, instituciones, grupos de jóvenes y comités debe de hacer auditoría social que

consiste en observar de cerca la eficiencia y eficacia de los servicios y recursos públicos. Esto es

posible donde hay entidades y trabajadores especializados del sector público o del sector privado

toda vez que hagan uso de fondos del gobierno de Guatemala.

En lugares donde no hay servicios públicos de educación, salud, conservación del medio ambiente,

será de solicitar a las entidades autónomas, descentralizadas y a los ministerios correspondientes

para que crean el servicio que es urgente y acompañar el funcionamiento para que esté cerca de

las particularidades de la población beneficiaria. En la actualidad es de tener en cuenta que cada

vez los servicios públicos son muy solicitados porque la población va en aumento, hay conciencia

de la importancia de hacer uso por ejemplo de educación y salud por considerarlos importantes

para el futuro de las generaciones venideras y por la identificación que tiene la población con el

Estado donde pertenece.

Para monitorear la prestación de los servicios públicos hay que tener presente que se deben a los

impuestos de la ciudadanía y por lo mismo su uso debe ser planificado y ejecutado de manera que

lleguen por igual a toda la población. No es permitido que a un sector o a un pueblo se le den

servicios públicos con cobertura total y a otras comunidades con poca cobertura. De ser así, sería

problema de atención a la equidad e igualdad de oportunidades para tener acceso a todo aquel

servicio bajo la responsabilidad del Estado. La población en general debe tener claro que las

políticas públicas deben ser todo el tiempo porque tienen que responder a necesidades

permanentes, por ejemplo el caso de educación, salud y justicia que año tras año tienen que estar

disponibles para que las personas cuenten con este tipo de servicios básicos.

La prestación de los servicios públicos se complementa con el perfil de los trabajadores que allí

laboran, por lo que deben demostrar responsabilidad, honradez, diligencia, amabilidad y respeto.

La auditoría social es un mecanismo de participación que sirve para el buen uso de los recursos

públicos para el bien común. En otras palabras, la auditoría social se encarga de darle seguimiento

a acciones que eviten tráfico de influencias, corrupción, plazas fantasmas, venta de productos

públicos y entrega de estos a personas que tienen necesidad porque viven en pobreza.

Los recursos destinados a los servicios públicos deben de ser utilizados para concretar la atención

personalizada que necesita la población beneficiaria hasta en los rincones más lejanos del país. Por

tal razón de manera organizada la ciudadanía debe acompañar y monitorear el buen uso de todo

aquello que viene por parte del Estado para alcanzar las mejores condiciones de vida de la

población en general.

search-768328_1280.png