Preparándonos para el voto por Luis Javier Crisóstomo

Partir de la publicación de medios de comunicación que circulan en el país, hay alrededor de 150 candidatos a diputados que tienen algún señalamiento para no ser inscrito como aspirante para ocupar una curul en el Congreso de la República según algunas Organizaciones de la Sociedad Civil. Esta información ayuda a la ciudadanía a realizar averiguaciones que ayuden a aclarar quiénes son, a qué partido político pertenecen, a qué departamento representan para no dirigir la intención de voto por ellas y ellos. Que la preocupación venga de ciudadanos organizados es que cuentan con alguna información debido a que conocen de cerca a los aspirantes a puestos de elección popular y levantan la voz, pierden el miedo para señalar, buscan los mecanismos con que cuenta el país para denunciar el hecho con la esperanza de que algo se puede hacer para llevar los mejores líderes al Congreso y limitar la elección de aquellos que cuentan con antecedentes negativos. Junto a estos señalamientos, está el grupo de personas que aparecen en la lista que hizo circular una entidad de los Estados Unidos donde también aparecen personajes cuyos datos de presentación son negativos para la democracia guatemalteca.

Acudir a votar es un acto altamente responsable porque se está llevando a un puesto de elección popular a personas cuyo perfil de antemano se conoce que no tienen los requisitos mínimos para conducir el destino de nuestro país.  La misma Sociedad Civil debe hacer un gran esfuerzo de dar a conocer a todos los guatemaltecos por distintos medios qué partidos políticos tiene entre sus candidatos a personajes que por sus mismos hechos no deberían ser electos.  Es fácil entender que no se puede elegir a un corrupto, a alguien que en el pasado se ha apoderado de bienes públicos y los que han hecho de puestos públicos como los espacios idóneos para acumular dinero a su beneficio.

La preocupación que señala la Sociedad Civil debe ser extensivo para hacer un breve análisis de todos los compatriotas que se han autonombrado para ser miembro de un concejo municipal o llegar a ser alcalde municipal debido a que son los responsables de hacer realidad todas las intenciones que el gobierno en turno planifica para la solución de las necesidades y problemas con que cuenta la población que vive en todos los rincones del país. Solo es de imaginarnos, elegir a un concejo municipal que se dedique a actividades que les permite resolver efectos de la extrema pobreza para ellos y poca preocupación por hacer llegar algún desarrollo a la población en particular.

La ciudadanía guatemalteca, debe estar bien informada para ir a votar, y en un contexto donde faltan instituciones que preparan y forman a esta ciudadanía, ese vacío de formación debe ser ocupada por organizaciones de la Sociedad Civil para orientar al porcentaje de la población guatemalteca que le corresponde elegir autoridades responsablemente.

Es necesario hacer esfuerzos de identificar qué partido político cuenta con un programa de gobierno que ofrece cobertura total de la educación escolar que sea intercultural para todo el país en los niveles primario, medio y superior, que posicione cobertura total para los servicios de salud a todos los sectores de la población guatemalteca y que se preocupe por la conservación y uso equilibrado del medio ambiente.  Está claro, que el desarrollo que necesita el país, no es aquel centrado solamente en infraestructura. Las elecciones generales permiten llevar al poder en sus distintos niveles a los mejores líderes y lideresas con que cuentan los pueblos de Guatemala.

upload.jpg