Relativismo, totalitarismo y la ética de la autornomia por José Manuel Prado Abularach

La absolutización de lo que no es absoluto, sino relativo, se llama totalitarismo. No libera al hombre, sino que lo priva de su dignidad y lo esclaviza. No son las ideologías las que salvan el mundo, sino solo dirigir la mirada al Dios viviente, que es nuestro creador, el garante de nuestra libertad, el garante de lo que es realmente bueno y auténtico. La revolución verdadera consiste únicamente en mirar a Dios, que es la medida de lo que es justo y, al mismo tiempo, es el amor eterno. Y ¿Qué nos puede salvar, sino el amor?»


LA ÉTICA DE LA AUTONOMÍA ES INDESEABLE, ES PROPIA DE ALGUNOS POLÍTICOS Y DE PERSONAS RELATIVISTAS

La ética de la autonomía, es aplicada cuando una persona toma decisiones basada en valores que ella mismo ha seleccionada como referencia para actuar, dependiendo de la situación o las circunstancias en que se encuentra, sin importarle si es verdaderamente ético lo que hace. Generalmente encubren lo incorrecto y aparentan que todo está bien.


Cuando en el escritorio de un alto ejecutivo de Odebrecht, los fiscales brasileños encontraron un pequeño papel en el que estaba escrito el nombre de un político guatemalteco, esta persona simplemente lo desmintió y resaltó todas sus cualidades para ocultar el proceso de corrupción en el cual se encontraba comprometido con la empresa constructora brasileña. Posteriormente se conoció el desastre de la carretera que estaba construyendo Odebrecht, inconclusa, con muchos defectos de ingeniería, sobre pagada y con pruebas de los sobornos por 19 millones de dólares.


La ética de la autonomía es aplicada en alianzas perversas de políticos, para defenderse o bien justificar sus desmanes, en ella los valores se establecen como referencia, utilizan sólo aquellos que les convienen y rechazan otros que también son importantes pero que les resultan indeseables, éticamente siempre serán malas y tienen un fundamento relativista.


Las personas relativistas, afirman que una situación incorrecta, es buena, estableciendo justificaciones retorcidas con un contexto adaptado a la situación del hecho, para que existan un manto de encubrimiento a los ojos de los demás para justificarse. En conversaciones informales, una persona que cometía adulterio, me contaba que la causa de ello era que hacía viajes de trabajo y que necesitaba compañía. Otro señor afirmaba que su adulterio era bueno, porque su señora tenía tres hijos y que estaba un poco entrada en años y que su belleza se estaba perdiendo. Desde el punto de vista de la ética de la autonomía, estas dos personas, establecen ilícitamente los valores que les convienen, uno la necesidad de una buena compañera en ausencia de su querida esposa y la otra la necesidad de estar al lado de algo más joven.


La axiología es la ciencia que estudia los valores, y es de una importancia medular para determinar, si un valor es importante y que interesa defenderlo, pero es muy incompleta para la toma de decisiones éticas. Por ello la ética de la autonomía busca intereses y beneficios egoístas, porque sólo toma en cuenta para una decisión, aquellos valores que convienen, aunque esté generando un daño.

upload.jpg
Ignacio EspañaComentario