Con un presidente irascible, ¿Quién necesita enemigos? - Julio Hernández Estrada

Después de agrias disputas y desavenencias con Jim Matis, Secretario de Defensa de Estados Unidos de América, jefe del Pentágono, y principal asesor de Donald Trump en materia de seguridad nacional y mundial, el presidente decide adelantar la salida programada para 2019. ¿Qué pasa en la Casa Blanca? Parece, como afirman muchos analistas políticos estadounidenses, que no hay adultos tomando decisiones en la Casa Blanca. Los berrinches, pataleo en el piso, leche derramada en la Oficina Oval, son las descripciones más justas y cercanas a la realidad.

Estados Unidos de América, como nación, siempre ha mantenido una política de guerras localizadas, de baja intensidad, para probar su supremacía y nuevas armas. Supuestamente, para del mundo, un lugar seguro, libre y democrático. De repente, Donald Trump, decide salir de Siria, aduciendo que vencieron a ISIS, y señalando que Estados Unidos de América, no es el policía del mundo. Que Siria y otros países donde “supuestamente” pelea por la libertad, deben aprender a cuidarse solos. Esto constituye un discurso totalmente opuesto, al oficial. También indica Trump, que saldrán de Afganistán y otros lugares donde intervienen. ¿Por qué pelea Donald Trump con el ejército? La venta de armas y la guerra, es un negocio colosal. ¿Qué pasa en la Casa Blanca? Desde luego, los militares, ponen el grito al cielo, aduciendo peligro. Pero los peligros reales, son la pérdida de los negocios, donde están involucrados los generales. Entre la retórica y los dólares, hay un mundo de diferencia.

Analistas, expertos, observadores, diputados tanto demócratas como republicanos opuestos al presidente, pronostican el inicio de la debacle. Pero en realidad, no pasa nada, en materia política. Donald Trump sigue vivo, parece que entre más acciones contraproducentes realiza, más se fortalece. Como el mismo dice, si tienes problemas, genera caos. Y parece que le funciona esa máxima. Distrae, da de que hablar, opinar y criticar. Pero no pasa nada en materia de iniciar un juicio político. Al menos, hasta ahora. Todos, parecen estar seguros que Donald Trump, incluso irá a la cárcel, cuando sea juzgado. El único acuerdo general, es que Donald Trump, el presidente número 45, es el peor de la historia. Los que afirman eso, no saben que aún hay más. Lo peor, aún viene en camino. El inquilino de la Casa Blanca, se siente como animal herido, ataca a diestra y siniestra, crea más conflictos de los que resuelve, despide colaboradores cercanos, comete violaciones a la constitución, violentas instituciones sacrosantas, presiona jueces, hace negocios desde el puesto de presidente, no paga impuestos, etc.  Como él dice ¡So what!

Un juez le cerró una ONG, por cometer actos ilícitos, inexplicables. Curiosamente, Donald Trump acepto y cerró su organización, que administraba su hijo y yerno. Toda la familia esta involucrada en actos ilícitos, por eso, se rumora que todos pueden ir a la cárcel, cuando sea juzgado. Se puede decir, sin temor a equivocarse; ¡Que familia! Ufff.

upload.jpg
Ignacio EspañaComentario