Hablando de partidos políticos - Luis Crisóstomo

Se entiende que el partido político es una entidad pública que facilita la participación ciudadana para la construcción y mantenimiento de las democracias y en su momento oportuno presentar candidatos a puestos de elección popular tal el caso de los concejos municipales, diputados, presidente y vicepresidente de la República.

En nuestro país, se aproxima la contienda electoral y es sano describir algunas características que según el común de los ciudadanos tienen los partidos políticos: Varios líderes se presentan con ideales y prácticas de derecha, de izquierda y hacen referencia a algunos hechos históricos. En este sentido son hábiles para ofrecer y mentir con tal de posicionar sus intenciones y por lo mismo se vuelve complicado identificar diferencias ideológicas al escuchar el discurso y ver las acciones propuestas al momento de hacer gobierno. 

Muchos partidos políticos y sus respectivos símbolos aparecen en el campo solamente cuando se acercan las elecciones, es de imaginar que hay de todos los colores, gustos, edades y por lo mismo parecen producto de mercado.  En este contexto, cómo se puede apreciar la diferencia en la propuesta del programa de gobierno, las formas de cómo resolver los problemas y necesidades de la población y cuáles son las medidas anticorrupción a implementar al momento de llegar al poder.

Para el caso de los partidos políticos que desaparecen después de disfrutar del gobierno, los que fueron sus líderes no tienen el mínimo descaro para aparecer en otro partido político conocido o uno nuevo con supuesta ideología específica. Como dicen en la provincia, los politiqueros son muy buenos parlanchines sobre temas de economía, política, participación ciudadana, eliminación de la pobreza, aumento de algún porcentaje de bonos que se reciben de algún ministerio, trabajo para la juventud, en fin, toda una serie de palabras que provocan acercamiento o alejamiento del auditorio.

Por todos es conocido que los partidos políticos son hábiles para imponer candidatos para todos los puestos de elección popular, pues casi nadie practica algún proceso participativo donde sean los partidarios quienes identifiquen y seleccionen a los candidatos para los puestos públicos mencionados. Pocas veces ha sucedido que un candidato a diputado sea a propuesta de los partidarios, pero sí hay más de algún caso donde el diputado de distrito es de otro departamento. De los partidos políticos también están presentes algunos líderes en las fiestas de los pueblos ya sea encabezando el desfile o sentados en las primeras sillas para comer solamente.

Los partidos políticos, poco o nada se refieren a la presencia y representación de los pueblos indígenas de Guatemala, estos sirven solamente para votar y escuchar promesas de campaña cada cuatro años. Tampoco proponen qué acciones se deberían realizar para conservar la vida en las áreas geográficas donde se encuentran estos pueblos indicados.  La participación de la mujer es poco percibida y se identifica fácilmente en las planillas a distintos puestos de elección popular.

En estos días, dentro o fuera de la ley electoral y de partidos políticos, muchos posibles candidatos ya están haciendo visitas a distintos lugares y es necesaria la fiscalización para corregir lo que hay que mejorar en todo el proceso.  Los partidos políticos también deben educar a la ciudadanía en general, pero la población debe tener presente que el ofrecimiento de los candidatos es para satisfacer  intereses personales y muy poco o nada para atender las necesidades y problemas de la población guatemalteca.

Ignacio EspañaComentario