Medíos de comunicación y educación - Juan Callejas

Continúo buscando compartir una reflexión seria y de fondo – fundada en experiencia personal, lecturas y las enseñanzas de la vida – en torno al Sistema Educativo del País y la forma en que cada uno de sus actores puede y quizá, deba; buscar en libertad, hacer lo mejor de si, dada su propia naturaleza, para aportar con una sola visión al futuro: lograr que nuestras futras generaciones aprendan a aprender y aprendan a vivir juntos, dos pequeñas palabras y a la vez muy grandes objetivos. “Hoy tiramos miles de millones de quetzales a un poso negro y condenamos a la pobreza a nuestros niñas y niños”

Después de haber elaborado en torno a los padres de familia y a la familia misma, lo hice con respecto a la Iglesia como institución. Inicio ahora, la elaboración de estos pensamientos, en torno a los medios de comunicación masivos, puesto que ellos son importantísimos actores en la formación de cultura de nuestra sociedad y por tanto, educadores por excelencia del tipo de sociedad que tenemos y de la que quisiéramos tener al futuro. Soslayar esta responsabilidad y este privilegio, no ayuda en nada.

Reflexionaremos tanto en torno a los medios masivos de comunicación que venían existiendo hasta antes de la “era digital”,  como, con respecto a toda esta evolución que las nuevas tecnologías de la comunicación – mejor conocidas como TIC’s -  ; vienen provocando. Tecnología que aportan a verdaderas revoluciones en el planeta y que sirve de uno de los canales centrales a través del cual avanza la poderosa idea de la Globalización. Es tal la profundidad y anchura del efecto de las TIC’s, que sin exagerar, esta claro que configuran ya una nueva sociedad con una nueva cultura humana - ¿Qué tan humana?

Para un servidor, el mundo de los medios de comunicación ha sido muy cercano, puesto que desde mi formación universitaria, pasando por el ejercicio de unos quince años desempeñándome como mercadologo y publicista en la que en aquel entonces era la única agencia de publicidad global, Mc Cann Erickson Worlwide. Fui entrenado en Estados Unidos, Inglaterra y Brasil, mecas en su momento de los grandes avances en las economías occidentales y por supuesto, generadores de talentos y uso de la radio, los medios impresos, la televisión y el cine, como medios de comunicación estratégicos para que las grandes industrias masivas en todo el mundo, impulsaran la demanda y preferencia de sus productos. Fue el origen de la hoy reconocida como la sociedad de consumo.

Progresivamente, con el también desarrollo de la Libertad de Prensa, la Libertad de Culto y la Libertad de Expresión que siempre ha venido acompañando el modelo occidental de democracia liberal, el uso de los medios masivos de comunicación en compañía de la metodología de mercadeo y con alguna auto-licencia  de lo moral, se fue desarrollando el uso de los medios de comunicación para ámbitos como la política y la religión; ámbitos que hoy se han convertido en grandes usuarios de los medios masivos, vaya usted a saber, si para bien o para mal. Esto ultimo, será objeto de otro análisis en otro momento.

Dicho lo anterior, permítame en este primer momento dejar sentado algunos criterios que podamos poner en común acuerdo para un mejor entendimiento de los puntos que puedo expresar mas adelante en torno al tema: Medíos de comunicación y educación.

Es claro y no necesita comprobación el “poder” que tienen los medios masivos de comunicación. La experiencia empírica de cada lector lo puede comprobar, vía los así llamados medios de comunicación, quienes los utilizan, tienen y ejercen en los otros seres humanos un “poder” de suyo, extraordinario, insoslayable y perenne. Se entiende “poder”, según la acepción que tomo del DRAE: “Dominio, imperio, facultad y jurisdicción que alguien tiene para mandar o ejecutar algo.”

Es por esta razón precisamente, que en toda la historia humana, la propiedad de tales medios por un lado, el acceso a ellos de  los que hoy conocemos como “comunicadores sociales” – periodistas, editorialistas, redactores, opinionistas etc. etc. – ha sido objeto de envidia, debate y  amplios consensos y disensos según sea la época de la historia que examinemos.  Aun mas dramático, según sea el modelo político que se persiga, puesto que en regímenes no democráticos por ejemplo, aunque existen medios de comunicación, no existe la libertad de expresión y menos la libertad de prensa. Seguiremos conversando sobre este tema.

upload.jpg
Ignacio EspañaComentario