El Futuro Energético en Guatemala — Ignacio España

Quince centavos. Quince centavos de dólar es el costo del kwh de energía eléctrica en Guatemala, un país donde el salario mínimo apenas ronda por los $300. En Costa Rica el costo es de doce centavos, con un salario mínimo que ronda $500. ¿Aún más sorprendente? En Nueva York su costo es apenas un poco mayor a dieciocho centavos, mientras que el salario mínimo llega a superar $1500, con la posibilidad de aumentar hasta $3000 en los próximos meses.

Se debe entender la comparación entonces: Guatemala, un país donde la mitad de su población vive en pobreza, un país que sufre de infraestructura deficiente, debe pagar por su electricidad mucho más que países vecinos y que estados de la Unión Americana.

Las razones de esta desigualdad son muchas, pero así como muchas malas decisiones fueron tomadas para llegar a este punto, de igual manera existen muchas alternativas que pueden ser seguidas para retomar el camino correcto. Mark Jacobson, profesor en la Universidad de Stanford, ha publicado un documento donde se detallan los caminos necesarios para convertir a EE.UU. en una nación dependiente únicamente en energía limpia. Las propuestas se dividen según el contexto de cada estado, tomando en cuenta las fortalezas y debilidades de cada uno.

Claro está, Guatemala no puede seguir un plan concebido para una nación de 300 millones de habitantes, pero si puede inspirarse en los planes específicos de estados de similar tamaño. Por ejemplo,

Florida, Illinois y Pensilvania. La población de cada uno de estos estados se asemeja a la guatemalteca, y poseen características geográficas similares. ¿Las soluciones entonces? Turbinas de viento en tierra y mar, celdas solares en construcciones privadas y públicas. Esto es sin contar las posibilidades propias del contexto nacional, como energía geotérmica, hidroeléctricas o el aprovechamiento de las mareas. Según el estudio, los resultados de esta nueva infraestructura resultarían en cientos de miles de nuevos empleos permanentes, una menor contaminación del aire y en una reducción de costo en la producción eléctrica de hasta un 40%. ¿Ocho centavos de dólar suena mejor que doce no?

Las preguntas entonces son ¿por qué no se buscan estas posibilidades? ¿Por qué en vez de aprovechar las áreas más áridas del país o nuestras costas y montañas, se busca electricidad a partir del carbón?

¿Por qué Guatemala se aferra al pasado y no ve hacia el futuro?

upload.jpg
Ignacio España1 Comment