El Curso de Seminario forma Jóvenes Ciudadanos con Criterio - César Sagastume

Hacer reflexionar, aprender a concienciarse de la realidad, imaginar, investigar y crear, permite dar saltos al futuro, promover el cambio que hace realidad los sueños de la juventud.

En el curso de Seminario se hace un ejercicio académico que relaciona las aspiraciones de los nuevos egresados del Sistema Educativo, preparados para hacer ciudadanía desde la elaboración de su proyecto de vida, para conocer sus potencialidades que confluyen para la intervención en  la iniciativa de elaborar un Proyecto de Nación que permite que los futuros ciudadanos conozcan la realidad nacional, que culmina con el esfuerzo de realizar el proyecto de Investigación-Acción en las comunidades que demandan ayuda en la solución de los múltiples problemas, ocasionados por el cambio climático, el calentamiento global y la desnutrición en el contexto de la vida democrática, que el estudiante desnuda y lo hace sensible para su formación ciudadana.

El ejercicio de descubrirse así mismo mediante la descripción de su yo, desde los primeros años y aun cuando se investiga su comportamiento desde el vientre materno y descubre sus talentos y potencialidades en los distintos ámbitos del desarrollo humano, incluidos en los ámbitos sociales, familiares, culturales, deportivos, académicos, económicos, mentales, profesionales y espirituales, permiten que la formación de los nuevos ciudadanos se comprometa con los desafíos para la recomposición sociedad que le permita ser solidario con los miembros de su grupo social.

En base al conocimiento de su yo, y de la realidad de su entono, se logre que el estudiante se haga el reto de soñar a la juventud de esta generación, motivándolos a la conformación de una  personalidad digna para convertirse en hombres probos y proactivos para reinventar a la patria y aceptar el reto de construir un Plan de Nación con una visión y desafiar el compromiso de comprometerse con la misión de trabajar por su comunidad, su país y el  planeta.

Los que tenemos la responsabilidad de impulsar a los más del centenar de miles de estudiantes que están por graduarse en el presente ciclo Escolar, tiene como finalidad formar una generación que salta a la ciudadanía con un Proyecto de Vida y un Proyecto de Nación que lo compromete a realizarse como un ciudadano proactivo y además un emprendedor de la academia para convertirse en un profesional que debe desempeñarse imbuido de valores para el buen desempeño de sus funciones cuando el Estado le llame a servir.

El Curso de Seminario, contemplado en el Pensum de Estudios, que tiene como objetivo  la formación ciudadana con criterio, es decir tener la capacidad de pensar críticamente y de manera razonable, además de realizar varias actividades de fortalecimiento mental que es lo que provoca realizar actividades que van desde  la descripción de su proyecto de vida, para luego formular un proyecto de nación, documento útil para el desempeño de esta generación y sobre todo aprender haciendo con un ejercicio real de las necesidades de las comunidades más vulnerables.

Si tomamos en cuenta el concepto de ciudadanía como: ”lo que se expresa la identidad colectiva de un determinado grupo comprometido en mejorar las condiciones de vida de todos los que comparten el mismo tiempo y espacio” debe tomar en cuenta la práctica de valores de respeto, responsabilidad, honestidad, solidaridad y autodeterminación para hacerlo más eficiente y eficaz en su formación como ciudadano.

Este ejercicio académico permite ayudar al cambio de ciudadanía de un país, con conocimientos, en primera instancia se debe  practicar la disciplina de  investigación científica ,  que se divide en la investigación bibliográfica y la investigación estadística para conocer la teoría del tema a trabajar y luego relacionarlo con la información estadística que determina la selección del área geográfica y focalizar la comunidad en donde se realizará la acción, interpretando las flatulencias sociales del conglomerado que vive en determinado territorio.

Después de una década, de haber implementado esta metodología, el Ministerio de Educación, ha dejado a la deriva una evaluación formativa de este ejercicio y ha abandonado la tarea de perfeccionar el proceso y  hacerlo perfectibles para adecuarlo al momento político y socioeconómico que se vive con los cambios sociales, y naturales que vive la humanidad. Vale la pena retomar la metodología y  hacer nombramiento del personal idóneo que debe de capacitarse para poder mejorar las condiciones de la formación de la ciudadanía a y las nuevas generaciones.

upload.jpg
Ignacio EspañaComentario